Fotografía en Ushuaia: Valió La Pena Por Una Foto

ushuaia

Este es mi primer post estilo blog, en el que relato un día, episodio o momento de mi vida que creo que vale la pena contar. Espero que lo disfruten.

Este blog comienza en Buenos Aires, pasa por Bariloche, Ushuaia, Calafate y finaliza nuevamente en Buenos Aires. Pero vamos a hablar exclusivamente de Ushuaia.

ushuaia

Los que leyeron mi página “acerca de” sabrán que soy tripulante de cabina (si, azafato). Cuestión que me tocó hacer un pernocte a Ushuaia. Un pernocte es cuando te quedás a dormir una noche en el destino, para emprender el regreso al día siguiente. El vuelo de ida tenía una escala en Calafate y el de regreso, escalas en Calafate y también en Bariloche ¿Ahora entienden por qué hablaré solo de Ushuaia no? Porque en Calafate y Bariloche ni siquiera bajé del avión.

Aterrizamos en la ciudad del fin del mundo al mediodía, yo con ganas de sacar fotos pero muerto de sueño porque había salido de mi hogar en el conurbano bonaerense a las 4 de la madrugada; por lo que decidí recuperar energías con una buena siestita.

ushuaia

Cuatro de la tarde me levanté. Preparé mi equipo de fotografía 100% amateur – de hecho nada de lo que tengo me pertenece, la cámara es de mi hermosa novia Micaela y los lentes de mi mejor amiga Antonella (¡Gracias chicas!) – guardé todo en mi mochila a estrenar (LEE MI TOP EQUIPAMIENTO INDISPENSABLE PARA MOCHILEROS PARA SABER MAS), puse café en el termo Starbucks que me regalo Mica, fui al restaurant del hotel a solicitar agua caliente, me robé dos sobrecitos de azúcar y así arranqué en mi expedición fotográfica.

Habré salido del hotel a las 17. Ya sabía más o menos a donde quería ir para fotografiar Ushuaia. Por el oeste de la ciudad se extiende una especie de península en la cual está el aeropuerto; desde ahí se tiene una excelente vista de la ciudad, con el agua por delante y las montañas por detrás.

ushuaia

No había almorzado en el avión porque el pollo con puré de calabaza y los canelones de ricota ya me tienen saturado – empiezo a usar términos fotográficos para describir mis sentimientos -. Esto hizo que necesite parar en el camino a comprarme media docena de facturas para acompañar al café. El plan era instalarme con mi Canon T1i (la de Mica) hasta el anochecer para sacar unas buenas fotos con la ciudad iluminada. Lo que no tuve en cuenta fue el frío; por supuesto que estaba abrigadisimo, había venido a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo; pero no tuve en cuenta TANTO frío ¡Y el viento!

  Top 5: Equipamiento Indispensable Para Mochileros

Para cuando llegué a mi spot me di cuenta que me había apurado. Eran las 17:30 y si quería sacar fotos de noche tendría que aguantar hasta las 20:45, hora a la cual se ponía el sol. Pasó una hora y me di cuenta que no había chance de quedarme ahí hasta las 9 de la noche. Así que decidí volver un ratito para el centro, a recobrar calor y energías, y así poder regresar más tarde y con menos luz.

ushuaia
Primera foto del barco

Durante la hora que estuve en la península me comi las facturas mientras peleaba con gaviotas que querían mis vigilantes con pastelera. Había dos gaviotas que parecían ser las bullys del barrio y no dejaban que se acerque ninguna otra. Lo que me sobraba yo trataba de tirarlo bien lejos, para que pudieran comerlo las víctimas y no estas dos bravuconas. Luego de mi acto de justicia, identifiqué cuales eran las mejores perspectivas de la ciudad. Tome algunas fotos y me memorize los lugares para cuando volviese más tarde.

Estaba en el centro mirando la vidriera del local de motos Triumph (cuando este blog me haga millonario voy a tener una) cuando se hicieron las 20 horas y decidí regresar a ese lugar gélido y árido.

bandera argentina
Flameante bandera en el fin del mundo

Encontré la piedra que había marcado para no olvidarme y me preparé – esta vez con trípode – para sacar unas fotos nocturnas. Mientras bajaba el sol iba fotografiando la ciudad, variando entre los ángulos que antes había seleccionado.

Sinceramente nada me convencía mucho. La ciudad se veía muy pequeña y los mástiles de los veleros entremedio no colaboraban. Si aumentaba la distancia focal de mi lente 18mm-135mm (el de Anto) podía ver de más cerca la ciudad pero se perdía la imponente montaña de fondo. Mi mal humor crecía y con él parecían aumentar el frío y el viento. Mi nuevo hobby estaba revelando su lado oscuro.

ushuaia de noche
Ushuaia nocturna

Después de múltiples intentos fallidos, frustrado y de pésimo humor, decidí probar desde un punto que durante la tarde me había parecido mediocre. Ya me estaba por ir pero elegí dar este último intento. Este ángulo tenía como protagonista un barco abandonado. Estaba sentado a la izquierda de la imagen y por la derecha se veía a la ciudad crecer sobre la montaña. Ya había fotografiado al barco durante la tarde, pero lo había hecho desde un punto que generaba un encuadre mucho más atractivo. El problema es que para sacar esa foto me había tenido que subir a una plataforma, de la cual alguien me había chistado para que me baje.

  Montevideo: Un Día + Una Bici
ushuaia
Acá fue que me chistaron

Todavía había personas dando vueltas, por lo que no quise volver a intentar ese ángulo por miedo a que esta vez directamente me echen del lugar.

Entonces situé mi trípode frente al barco, en un punto no tan ideal como el primero, pero donde nadie iba a venir a retarme.

Ya sin mucha esperanza, preparé el obturador en una duración de 30 segundos para absorber la mayor cantidad de la tenue luz emitida por la ciudad, enfoqué el lente de forma manual y di el click final al botón de captura. Los primeros segundos pasaron y todo iba bien, cuando de repente pero al mismo tiempo lentamente, una maldita nube comenzó a deslizarse sobre el agua, para tapar el magnífico fondo de ciudad y montaña. Los 15 segundos que faltaban para que la cámara finalice su trabajo, los pasé puteando en todos los idiomas habidos y por haber.

Ya había casi renunciado a la fotografía de paisajes, cuando la cámara hizo el sonido que indica que el espejo volvió a su lugar y la imagen fue capturada. El display se fue a negro por una fracción de segundo y luego reveló un cuadro completamente inesperado.

La nube había generado un efecto potenciador de la luz, iluminando al barco de un forma que sin ella se hubiese visto mucho más oscuro. Las cálidas luces de la ciudad lo habían alimentado de un brillo anaranjado que revelaba todos los detalles del grafiti. Un aura de las mismas tonalidades invadía el resto de la imagen, excepto por algunos huecos en la nube que dejaban ver el profundo azul de la noche y la montaña.

ushuaia
La foto

Todavía no soy ningún experto en fotografía, pero personalmente, los resultados me dejaron maravillado. Mi humor cambió inmediatamente. Emprendí el regreso, sintiendo un poco menos el frío y sufriendo un poco menos el viento.

Por ahora voy a seguir fotografiando paisajes.

simple travel blog
Foto de yapa
WANT MORE? / ¿QUERÉS MÁS?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Looking for the best travel tips? Interested in amazing travel stories? Guides for your next adventure? Join now and recieve the latest updates!
¿Buscando los mejores consejos de viaje? ¿Interesado en increibles historias? ¿Guías para tu próxima aventura? ¡Únete ahora y recibe las últimas actualizaciones!

4 comentarios en “Fotografía en Ushuaia: Valió La Pena Por Una Foto

  1. TOMY me sorprende lo buen redactor que sos…..tus excelentes fotos y tu descripcion del clima padecido me hicieron recordar mi experiencia con Pelusa Mariezcurrena un viaje inolvidable.Te felicito y te abrazo fuerte

Dejá una respuesta

Want more? / ¿Querés más?

Looking for the best travel tips? Interested in amazing travel stories? Guides for your next adventure? Join now and recieve the latest updates!
¿Buscando los mejores consejos de viaje? ¿Interesado en increibles historias? ¿Guías para tu próxima aventura? ¡Únete ahora y recibe las últimas actualizaciones!
Email address
Secure and Spam free...